¿Qué es Astronomía?

La astronomía es la ciencia del espacio que estudia todo aquello que sucede más allá de la atmósfera de la Tierra. El nombre se deriva de la raíz griega de Astro (estrella), y nomos (ley).

La astronomía se ocupa conocer y analizar los cuerpos celestes y fenómenos - como estrellas, planetas, cometas y galaxias -, así como las propiedades a gran escala del Universo. Si somos precisos, podemos decir que la astronomía es el estudio del origen y evolución del Universo, la física y la química de los cuerpos celestes, y el cálculo de sus posiciones y propuestas.

Desde la época de nuestros primeros antepasados, los seres humanos han utilizado a las a los astros y cuerpos celestes para marcar un tiempo y un espacio. Los seres humanos prehistóricos han estudiado la relación entre las estaciones del año y la duración de los días para planificar sus actividades de caza y la recolección. También es mediante la observación de las posiciones de las estrellas cuando los agricultores decidían cuando sembrar y cuándo cosechar.

En la Antigüedad, la astrometría - la medición de las posiciones de estrellas y planetas - fue la principal ocupación de los astrónomos. Hubo cierto grado de interés por la astronomía desde el público en general, ya que en ese momento se creía que las posiciones de los cuerpos celestes influían directamente en los acontecimientos. Durante el Renacimiento, los avances en las matemáticas, junto con la invención de nuevos instrumentos de observación (como el telescopio) dio lugar a la astronomía moderna. Los estudios que descubrieron la fuerza de la gravedad llevaron a la creación de la mecánica celeste: una nueva rama de la astronomía que permite predecir matemáticamente el movimiento de objetos astronómicos por primera vez en la historia. Astrometría y Mecánica celeste se convirtieron en los dos principales campos de estudio para los astrónomos, mientras que la astrología (de posterior aparición) fue relegada a la condición de la pseudo-ciencia y ya no se practica por los astrónomos.

Desde el siglo XIX en adelante, el descubrimiento del espectro electromagnético y el mundo del átomo ha estimulado el desarrollo de la astrofísica, una nueva disciplina dentro de la Astronomía que está considerada como la más importante.