¿Qué es Ópera?

La Opera es un género que combina música y teatro que nace a partir del año 1350 en Italia. La palabra ópera en italiano significa Obra musical y es utilizada para referirse a aquel espectáculo donde se conjugan acciones teatrales con música cantada e instrumental. Si una persona presencia una ópera, estará frente a un espectáculo que propone una historia cantada y actuada donde existe un predominio de la actuación y de diferentes canciones que se utilizan para describir las escenas. La principal característica de la ópera es que quienes la protagonizan deben ser actores y a las vez cantantes que utilizarán estilos poco frecuentes al cantar. En general, las óperas tienen tenores, sopranos y cantantes líricos que interpretan las canciones.
La ópera forma parte de la tradición de la música clásica europea u occidental. La interpretación de las canciones que conforman la ópera puede estar a cargo de una sola persona o de dúos, tríos, cuartetos o más personas. Una ópera tradicional cuenta de una orquesta en vivo que junto a un director le dará vida a la base musical de las canciones y en algunas ocasiones puede evidenciarse el acompañamiento de coros.

Una ópera es una obra destinada a ser representada que reúne música, poesía, actuación, ballet, danzas, pintura, decoración, escenografías, iluminación, maquillaje y vestuarios. Al tener tantas implicancias, una ópera es generalmente un espectáculo de calidad y las entradas suelen ser de costo elevado. Ese motivo hace que asistir a una ópera genere a quien oficie de espectador cierto nivel social y adquisitivo.

Una ópera se diferencia del teatro recitado por el énfasis que se pone en la parte musical e interpretativa. Sin embargo, la ópera fue el punto de partida que dio origen a los Music Hall (o las comedias musicales) en los Estados Unidos. Si pudiéramos dar un ejemplo para diferenciar estos dos géneros diríamos que la ópera clásica tiene vertientes del drama y los Music Halls tienen otras características, como el género comedia. Sin embargo, con el paso de los años, las barreras entre los dos géneros comenzaron a acercarse y se hace cada vez más dificultoso su caracterización propia.

Al surgir nuevos libretos y nuevas vertientes musicales que se fueron incorporando a la ópera surgieron subgéneros de ópera que se diferencian entre si por la duración, el tema de la obra, la representación de los actores, la escenografía y los personajes. Sin embargo, todos los subgéneros tienen la raíz de la ópera tradicional.